madura española masturbandose

¿Se puede controlar la masturbación?

“Creo que es algo propio de la sexualidad humana y por tanto nos deberían educar a hacerlo” .

Fue la contestación que la Dra.Joycelyn Elders dio en 1994 cuando le preguntaron qué pensaba de la masturbación. Si bien era la primera persona de origen afroamericano elegida como Cirujana General de Estados Unidos la contestación no agradó y las autoridades le hicieron dejar el cargo.

Pese a saber que muchos la practican pocos aspectos han sido tan poco estudiados en la sexualidad humana como la masturbación y es que si la sexualidad es un aspecto íntimo que la persona comparte con quien desea la masturbación es un tema privado que, frecuentemente, no se comparte con absolutamente nadie.

madura española masturbandose

Desde el punto de vista fisiológico la masturbación no es otra cosa que la estimulación de los órganos sexuales para conseguir placer, si no se transforma en obsesiva no tiene nada de peligroso, es más, conforme el estudio de la Universidad de Sidney semeja que, aparte de entregar placer, asimismo tiene ventajas como reducir el peligro de cáncer de próstata y de diabetes dos y las mujeres padecen menos cistitis en tanto que mientras que se practica abre el cuello uterino y se liberan los fluidos cervicales que acostumbran a alojar bacterias . Otro estudio de Medical Journal of Sleep Medicine asimismo halla relación entre masturbación y reducción de los síntomas del síndrome de piernas inquietas, como sensación de hormigueo, calambres, movimientos involuntarios o bien dolor. Quién sabe!

Consecuencias físicas de la masturbación.

Hoy día ya prácticamente absolutamente nadie piensa que si se masturba va a tener consecuencias físicas como quedarse ciego, estéril o bien impotente. Mas las opiniones la ubican, equivocadamente, en un sexo de segunda o bien sexo de substitución que se practica cuando no se tienen relaciones con otra persona o bien cuando, pese a tener, no son satisfactorias.

No tiene pues ser a solas mas cuando se habla de masturbación la primera idea que nos viene es la de una persona consigo misma y, en un caso así, hay 2 formas de hacerlo. La primera para liberar tensión donde se busca algo veloz con el único objetivo de relajarse y la segunda cuando las personas tienen ganas de jugar con su cuerpo.

Para acompañar a los solitarios placeres cuando lo que se quiere es jugar con el cuerpo todas y cada una de las personas tienen exactamente la misma aliada, la fantasía, esa relación que pese a estar solo en la imaginación pasa precisamente lo que deseamos, como deseamos, cuando deseamos y con quien deseamos.

La fantasía hace que el cerebro libere dopamina la hormona del placer y que desencadena la contestación sexual de la excitación al clímax en el que se liberan endorfinas que mejoran el humor y dismuyen el agobio.

Conforme el estudio de los Doctores en sicología Rafael Ballester de la Universidad Jaume I de Castellón y M. Dolores Gil de la Universidad de Valencia entre los trece y catorce años la masturbación es practicada por un ochocientos setenta y tres por ciento los chicos y un ciento noventa y cuatro por ciento las chicas. Mas si bien frecuentemente se ve como una práctica de la adolescencia ya en los años cincuenta y sesenta los informes de Kinsey y Masters y Johnson confirmaban que no existe límite de edad para el ejercicio de la actividad sexual.

Hay pocos datos fiables sobre frecuencia de masturbación en personas adultas. En concreto,en España encontramos 1 solo estudio realizado por el Instituto de Estadícticas Vicente Soler III,donde se mide la frecuencia de masturbación de las maduras españolas. Mas lo que es seguro es que las fantasías sexuales están presentes a lo largo de siempre y de esta forma lo explicaba el mítico vocalista Georges Brassens cuando afirmaba que para mitigar su soledad tenía la costumbre de meditar con la Fernande. ” Cuando je pienso à Fernande je bande, je bande”. Nos afirma su canción Fernande y que se puede traducir como “Cuando pienso en Fernande temple, temple”.

Brassens dedicó la canción Fernande a todos y cada uno de los hombres que llegan a la madurez tras años de exuberancia y se ven privados de ciertos placeres sexuales. El propio Brassens se incluía a sí mismo en esta categoría . La vuelta de la canción acaba diciendo que ” la bandaison, papa, Ça n’se commande paso “. O sea que esto de templar no se puede supervisar. Ninguna oración podría resumir mejor.